La PRONNIF informó que los reportes de violencia en menores de edad han disminuido por que las madres de familia están en casa debido a la contingencia del COVID-19.