María Lourdes Sánchez, vive con su hijo Juan y ambos están en una situación precaria, su mayor preocupación es no tener comida en la mesa.