Ante la presente caída en los costos del petroleo, el presidente se niega a generar aun más deudas al país pidiendo prestamos extranjeros.

Ante la baja presentada por la calificación emitida por la agencia Moody´s, el Presidente Andres Manuel López Obrador ha decidido extender programas económicos ya existenciales en el país, como la ampliación de micro-créditos para medianas y pequeñas empresas, a la vez que promueve el apoyo a los agricultores. Ante la presente caída en los costos del petroleo, el presidente se niega a generar aun más deudas al país pidiendo prestamos extranjeros.

No obstante, la mayoría de expertos considera que las medidas de austeridad y recortes podrían ser insuficientes para enfrentar una crisis económica tan grande.

El mandatario ha ordenado la extinción de todo fideicomiso público sin estructura orgánica. ¨Miles de fideicomisos guardados sin control y sin supervisión¨, según el mandatario. La orden ponía en la mira a 338 instrumentos que contaban con más de 740.572 millones de pesos (31.151 millones de dólares), lo cual es referente a una octava parte del presupuesto federal para 2020.

El analista Manuel Guadarrama, del centro de investigación Instituto Mexicano por la Competitividad (IMCO) expresa que gran parte de los fideicomisos no pueden ser destruidos ya que muchos de ellos están ligados a compromisos ineludibles del Estado como el pago de pensiones o de prestaciones laborales. Las limitaciones generadas por esto último hacen que el monto de dinero quede reducido, sin embrago, menciona que lo recaudado podría servir ante una ¨respuesta inmediata¨, pero será insuficiente si se aplana la curva de contagio y la suspensión de actividad económica continua por más tiempo.

A parte de la eliminación de diversos fideicomisos, se ha propuesto aumentar las medidas de austeridad ya que hace una semana se presento el plan para generar el recorte de 50% de los gastos operativos y la reducción salarial, así como la eliminación de los aguinaldos para los cargos medios y altos del funcionariado.

El director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Héctor Villarreal menciona una ¨paradoja de la frugalidad¨ en la que México puede terminar con un déficit primario más grande de lo que se espera por contracción económica mas que por programas de estímulo.

El intento del Gobierno para conseguir fondos se ha topado con una pared. Aunque el mandatario quería que el Banco de México adelantara ganancias como producto de la depreciación del peso frente al dólar, estos son gastos que habitualmente son reintegrados a la tesorería a principios del año próximo.

Con información de El País.