La disminución de dióxido de carbono es mínima, afirman expertos.

Si bien es cierto que durante la cantidad de tiempo en la que hemos permanecido en encierro debido a la contingencia por el Covid-19, la cual a su vez provocó la mayor caída anual de emisiones de dióxido de carbono desde la segunda guerra mundial, se ha determinado que no seria un impacto lo suficientemente grande como para arreglar el problema ecológico que llevamos provocando durante años al planeta.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM) se cree que incluso si un efecto invernadero fuese provocado por la disminución de gases producidos fuese posible, este no seria suficiente para darle la vuelta al daño que hemos provocado.

“Necesitamos mostrar la misma determinación y unidad contra el cambio climático, del mismo modo que lo estamos haciendo contra el Covid-19”, dijo Petteri Taalas, secretario general de la OMM.

La OMM publicó este miércoles un informe sobre el clima global, en donde se confirma que el periodo de 2015 a 2019 fue el más cálido registrado en los últimos años con un aumento de 1,1 °C desde el período preindustrial.

El brote de coronavirus tendrá consecuencias económicas y sociales profundas, en todos los rincones del mundo, como lo señaló Antonio Guterres, el secretario General de la Organización de las Naciones Unidas.

“A medida que avanzamos de una respuesta de ‘tiempo de guerra’ a ‘reconstruir mejor’, debemos tener en cuenta las señales ambientales y lo que significan para nuestro futuro y bienestar, porque el Covid-19 no es, en absoluto, un ‘lado positivo’ para el medio ambiente” dijo el secretario de la ONU.

Menciona que la pandemia dará como resultado un aumento a la cantidad de desechos médicos por la cantidad de personas atendidas en el mundo entero, a lo que añade que este no es el modelo de propuesta a seguir de ningún ambientalista.

Con información del Informador y El Sol de México.