Oficiales impidieron que el joven atentara en contra de su propia vida.

Los elementos de seguridad que resguardan los hospitales fueron alertados por los mismos médicos y se les explico que el paciente presentaba una crisis nerviosa.

El suceso ocurrió en las instalaciones del Hospital General Enrique Cabrera. Las autoridades médicas activaron el código negro, mientras que los oficiales que se encontraban en el lugar asistieren con el objetivo de rescatar al joven con el uso de las medidas adecuadas, pues se trataba de alguien que ya era portador de tal virus. Los oficiales procedieron a atender el llamado con careta, cubrebocas y guantes de látex.

Por al menos unos 15 minutos los elementos de seguridad persuadieron al joven, al mismo tiempo que le insistían que al estar expuesto sin la debida protección, este podría poner en riesgo a mas personas al exponerse indebidamente, pues el joven no llevaba nada para evitar la propagación del Covid-19.

Aunque el paciente no quiso atender las sugerencias, los oficiales fueron lo suficientemente hábiles para neutralizarlo antes de que pudiese arrojarse al vació.

Una vez controlada la situación, lo bajaron y lo recostaron nuevamente en su camilla.

“La Secretaría de Seguridad Ciudadana brinda auxilio a los diversos sectores de la población, particularmente en alguna situación que ponga en riesgo su integridad física, al exponer con valentía y convicción su vida ante este tipo de exposiciones del virus Covid-19” añadieron los elementos de la SSC.

Ante esta situación los médicos se sintieron aliviados de que el joven regresará antes de que le pudiese ocurrir algo al joven o que algún otra persona resultara contagiada por el mismo al cometer tal acto de irresponsabilidad.

Del mismo modo, elementos de seguridad mantendrán vigilancia constante en el lugar en caso de cualquier otra caso similar.

Con información de El Sol de México.