El virus causa más decesos entre latinos y afroamericanos a causa de la desigualdad social.

Un hombre de 34 años de nombre Jorge Cruz, que vivía en un domicilio en Bushwick, en uno de los barrios fon con más presencia latina de Brooklyn, en Nueva York, comenzó a mostrar síntomas relacionados al Covid-19 a escasos días de que este comenzara a expandirse por toda la ciudad de manera acelerada.

Cuando visitaba a los medico estos le decían que solo sufría de una neumonía, lo enviaron a un hospital cercano a la zona donde le confirmaron el diagnóstico, ahí le recetaron algunos antibióticos y pastillas para controlar su tos. A pesar de que el hombre no mostraba problemas respiratorios, el hombre se preocupaba más por su familia, ya que vivía en un apartamento con su pareja, Beatriz Núñez, su hijo y sus padres.

“Me la pasaba llamando al hospital y me decían que como tenía neumonía, era mucho mejor si él se quedaba en casa porque la probabilidad de que le diera Covid-19 esperando en la sala de espera era muy alta”, mencionó su esposa.

El 25 de marzo, la enfermedad del Covid-19 ya se esparcía de forma alarmante por toda la ciudad, pues en una metrópoli tan sobrepoblada es común que las medidas de restricción no sean tan efectivas en un principio. Para ese entonces Cruz regresó del hospital a su hogar sin haber pasado por un test de Covid-19, según Beatriz Núñez.

Una semana después, otro hospital le dijo lo mismo a Cruz, le recetaron lo mismo y lo enviaron a casa. Sin embargo al llegar a su hogar su esposa lo vio sentado fuera de su hogar, pues el hombre no podía subir.

Según el alcalde Bill de Blasio, este tipo de comportamiento en los hospitales hacia algunas personas, se debe a la fuerte discriminación que aun existe en la ciudad ante la desigualdad social entre las etnias.El virus afecta mucho más a los latinos y afroamericanos que a las otras razas.

Al igual que a Cruz, otros habitantes tienen problemas similares. Por ejemplo, Elvira Zukazaka, una peruana que vende comida con mascarilla y guantes en las calles de Queens, el epicentro de la pandemia en Nueva York.

“Necesitamos trabajar, tomo todas las precauciones, llego a casa y pongo mi ropa en un lugar aparte para lavarla después”, menciona Elvira, quien comparte techo con su madre y su hermana en el mismo edificio donde ya dos de sus vecinos han muerto por el Covid-19.

Mientras que en la familia de Cruz las cosas iban de mal en peor, el hombre parecía cada vez más debilitado, a tal grado que ya no podía mantenerse de pie. Luego de que volviera del hospital a su hogar, el hombre ya no podía hablar.

Jorje Cruz y su pareja Beatriz Núñez junto a su bebe.

El viernes 3 de abril, el hombre desayuno a las 9:30 de la mañana, después volvió a dormir, una hora mas tarde se despertó y le pidió un te a su esposa. Cuando la esposa se lo llevo luego de que este terminara de enfriarse se dieron cuenta de que el hombre ya no respiraba.

El certificado de su defunción marco que Cruz murió por neumonía con influenza y posible Covid-19. Su esposa se convenció de que murió por tal enfermedad al realizar la prueba con su hijo de 2 años y dar positivo.

Con información de BBC News.