Foto especial: La propuesta de Brasil que competirá con la mascarilla N-95.

“Un proyecto que busca evitar más contagios.”

Nanox Tecnologia, empresa derivada del Centro de Desarrollo de Materiales Funcionales (CDMF) de Brasil ha lanzado una mascarilla respiratoria en colaboración con la empresa ELKA e IEC Partnrers.

Supuestamente, el artefacto cuenta con propiedades bactericidas y antivirales,  y aunque tiene cierto aspecto a una máscara de gas, esta es mucho más chica en comparación y similar a las mascarillas N-95.

Aunque a simple vista parece una mascarilla con dos pequeñas ventilas, se trata de un ambicioso proyecto que se ha desarrollado para prevenir y combatir el virus SARS-CoV-2.

Aunque aun no hay pruebas de que la acción de de las partículas contra el virus, las propiedades de la mascara pueden prevenir la infección cruzada con otros agentes patógenos.

El producto denominado OTO, es una alternativa a las mascarillas N-95 indicadas para el uso del personal médico en entornos hospitalarios. Esta compuesto por un material liso y flexible moldeado a la forma de la cara con pequeñas nanopartículas de sílice y plata incorporadas en su superficie, también cuenta con dos filtros desechables del tipo PFF2, similares a las que se utilizan en las mascarillas N-95.

El investigador Gustavo Simões apuesta por la capacidad de oxidación de estas nanopartículas para destruir la capa lipídica del nuevo coronavirus, evitando así la adhesión y proliferación del mismo en la superficie del los compuestos de la mascarilla.

Según las pruebas realisadas, los resultados del producto indican una alta eficiencia contra el virus, tembien se dice que la aplicación se podría extender a otros productos de otras compañias interesadas. Investigadores del CDMF en colaboración con un equipo de la Universitat Jaume I. de Castelló, coordinado por Juan Andrés Bort, catedrático del Departamento de Química Física y Analítica de la UJI, empezaron una serie de pruebas para saber si es viable el uso de las nanopartículas contra el coronavirus. Aunque parece algo sacado de una idea de ciencia ficción, la mascarilla luce bastante normal en comparación a como funciona.

Con información de: NCYT Amazings.