26.7 C
Monclova
mar 05, 22

¿Cómo fue que Hong Kong pudo controlar una segunda ola de coronavirus?

A principios de marzo la ciudad solo contaba con 150 casos registrados, a pesar de compartir frontera con China continental, en donde apareció por primera vez el patógeno.

Luego de que la pandemia se esparciera más allá de China, trasladándose a Occidente, cerrando escuelas y activando los sistemas de alarma por sus diversas regiones muchos estudiantes y residentes se vieron forzados a volver a Hong Kong arrastrando el virus junto a ellos en grandes masas.

Ante esta situación, el gobierno de la ciudad tomo rápidas acciones ente la gran amenaza que representaba e impidieron que toda aquella persona que no fuera residente de Honk Kong pudiera ingresar. En cuanto a las personas que iniciaron su encierro por cuarentena, recibieron una pulsera electrónica para rastrear su ubicación.

Cualquier venta de alcohol en los bares fue prohibida y los gimnasios e instalaciones deportivas fueron clausurados del mismo modo que múltiples cafeterías y restaurantes como medidas de protección. Aquellos pocos lugares que tuvieron la suerte de permanecer abiertos al público tuvieron que reducir su capacidad de asientos para aumentar la distancia adecuada entre clientes.

Aunque estos métodos han sido catalogados como medidas drásticas por algunos, las autoridades de la ciudad no ordenaron un encierro como tal, y en cambio esperaban contar con el apoyo y cumplimiento de la población de la ciudad.

Estas acciones dieron fuertes resultados provocando que los números de casos registrados de enfermos y decesos diarios decayeran constantemente hasta el 19 de abril donde la última transmisión local fue registrada.

NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS RECIENTE