Confinamiento y Tiflón en Filipinas

Un poderoso tifón golpea una Filipinas en cuarentena y sacudida por el virus

Las instalaciones habilitadas para enfermos de COVID-19 serán usadas como refugios para resguardarse del ciclón tropical.

Vongfong, el primer ciclón del año, tocó tierra durante la madrugada de este jueves 14 de mayo en la isla de Samar, al este de Filipinas que al momento está en confinamiento para evitar contagios y muertes por COVID-19.

El ciclón se intensificó antes de tocar tierra en la provincia de Semar Oriental, informó el instituto nacional de meteorología en Manila, por lo que más de 400 mil personas fueron evacuadas de sus hogares en zonas bajas.

El jefe del consejo de reducción y riesgo de desastres, Josh Echano, de la provincia de Samar Norte, informó que “existen instalaciones habilitadas para el aislamiento de pacientes de COVID-19, pero afortunadamente no tenemos casos aquí, por lo que las usaremos para el refugio de los evacuados por el ciclón”.

Nubes negras cubren el cielo mientras operarios retiran un cartel antes de la llegada del tifón Vongfong, en Manila, Filipinas. Foto: AP

Adicionalmente el fenómeno meteorológico arrastra vientos de 150 kilómetros por hora con rachas de hasta 185 km/h así como torrenciales de lluvias, un avance en dirección noroeste y barra zonas densamente pobladas en provincias y ciudades orientales.

Muchas autoridades enfrentan el difícil dilema de proteger a todos los habitantes de la doble amenaza.

Un vídeo mostró vientos agitando cocoteros y torrenciales lluvias sacudiendo tejados de hojalata y obstaculizando la visibilidad en Filipinas, donde algunas localidades se quedaron sin luz.