Rechaza oferta de 4 millones de pesos

Especial | La atleta rusa es muy popular en las redes sociales.

Darya Klishina se mostró indignada por la oferta y la rechazó de forma inmediata.

Darya Klishina recibió una propuesta que la hizo irse de espaldas, primero por la indignación que le causó y después por la cifra de dinero que le ofrecieron y para rematar al mes para convertirme en escort. La atleta rusa, que fue subcampeona mundial de salto de longitud en 2017, reveló dicha situación durante una entrevista con el portal Sports.ru.

La deportista rusa de 29 años de edad, quien actualmente radica en Atlanta, Estados Unidos, explicó que dicha propuesta se la hicieron por medio de sus redes sociales, misma que de inmediato rechazó, sin importar que le ofrecieran una cantidad mensual de 200 mil dólares (4 millones 470 mil pesos) al mes.

“Me ofrecieron ser una escort. Me escribieron un mensaje directo en Instagram. No soy alguien que se burla de la gente y simplemente le respondí: ‘Perdón pero no estoy interesada en esta jugosa oferta’. Luego me respondió diciendo: ‘Espera, no te niegues de inmediato. Ni siquiera sabes las condiciones y la cantidad que estoy ofreciendo’”, explicó la deportista rusa, quien luego lanzó la cifra que le propusieron.

“La suma fue grande, muy grande. Eran 200 mil dólares por mes. Entonces pensé: ‘¿Realmente me veo como una mujer que estaría de acuerdo con algo así?’”, añadió.

Su pasado en Playboy

Conocedor de las fotos de Klishina que sobresale como en los primeros resultados al buscar su apellido en Google, el periodista Alexander Golovin indagó a la deportista sobre su participación para ser tapa de la revista Playboy. Y ella no esquivó la consulta.

“Todos tienen, digamos, errores de juventud. Lo haces sin pensar que de alguna manera vaya a afectar a tu carrera o incluso fuera de ella…”, respondió Klishina. Además aclaró que, cuando empezó a trabajar con la agencia de representación IMG (la misma del serbio Novak Djokovic o Sharapova), trataron de eliminar la mayoría de esas fotografías. “No hay tantas ahora como antes. Es fácil de encontrar en Rusia, pero no en el extranjero”, manifestó.