Estados Unidos vive uno de sus momento más críticos desde que comenzaron las manifestaciones por la muerte de George Floyd.

A las 11 de la noche, de manera histórica, las luces de la Casa Blanca se apagaron. Muriel Browser, alcaldesa de Washington decretó toque de queda.