De milagro quedaron enganchados entre los árboles. Foto especial:

El pasado 22 de mayo, dos parapentistas sobrevivieron al enredarse a más de un kilómetro de altura cuando uno de ellos hizo un giro debido a una distracción cerca del lago de Aiguebelette, en el departamento francés de Saboya.

Ambos comenzaron a descender a gran velocidad hasta encontrarse con los árboles, los cuales por suerte amortiguaron su caída.

La impresionante escena quedó grabada por varios parapentistas que se encontraban en el lugar.

Además, Sebastián Waiter, de 31 años de edad registró su descenso por gracias a su cámara corporal.

Waiter, mencionó que tanto él como la otra compañera con la que choco en medio del aire comparten la culpa ya que no se percataron de los vientos térmicos convergentes que los arrastraron el uno con el otro.