Manifestantes iracundos, fuera de la Casa Blanca. Foto especial:

La noche del domingo la Casa Blanca permaneció a oscuras durante las fuertes protestas en contra del gobierno por el asesinato del afroamericano George Floyd.

Desde el 25 de mayo, cuando Floyd fue puesto bajo arresto de una manera brutal por uno de los policías de Minneapolis. Al día siguiente miles de ciudadanos en varias partes del país han desatado su ira a través de saqueos y robos a locales y varias oficinas de policía.

Ante este caos, la alcaldesa de Washington ha declarado un toque de queda que entró en vigor a las 23:00 horas, hasta las 6:00 del lunes.

Varias de las personas que se encontraron entre la multitud, lograron captar el momento en el que la Casa Blanca apagó sus luces.

No obstante, los manifestantes no hicieron caso al anuncio y continuaron con las protestas.

Son éstas mismas protestas, las que exigen justicia para George Floyd, las que piden que llegue el fin del racismo dentro del país.