El mandatario estadounidense ha comenzado a enviar soldados armados para frenar a los manifestantes. Foto especial:

Este lunes 1 de junio, Trump, lanzó otra amenaza, esta vez en contra de los manifestantes que se han tornado violentos desde el pasado 26 de mayo tras el desafortunado incidente de George Floyd.

“Alcaldes y gobernadores deben establecer la presencia abrumadora de las fuerzas del orden hasta que la violencia sea sofocada”, dijo el mandatario.

“Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré al Ejército de EE.UU. y resolveré rápidamente el problema por ellos”, añadió.

La última vez que esta ley fue utilizada, fue durante los disturbios por la brutal agresión contra Rodney King en 1992 en Los Ángeles.

La violencia ha azotado varias ciudades, en donde los mismo manifestantes han prendido fuego, robado y maltratado a otras personas en su paso por la búsqueda de justicia para Floyd, aunque algunos lo han hecho de manera pacífica, la mayoría se inclina por causar estragos en las ciudades.