Una manera ingeniosa para llamar la atención de los habitantes de la ciudad. Foto especial:

Yuriko Koike, el gobernador de Tokio, emitió una “alerta a Tokio” tras notificar de 34 nuevos contagios en la ciudad a una semana de que se declarara el final del estado de alerta a finales del mes de mayo.

“La alerta es precisamente para informarles a las personas del estatus de infecciones y aconsejar precaución”.

El mismo gobernador hizo uso de uno de los rascacielos de la ciudad para hacer que los habitantes de Tokio notaran la señal de alerta.

Utilizando la iluminación del Puente Arcoíris de Tokio, cambiaron todos los colores a rojo para llamar la atención de los ciudadanos.

Sin embargo, se ha mencionado que las restricciones impuestas durante los meses pasados no se volverán a imponer de momento.

Según los expertos, el brote de coronavirus se debe al creciente número de personas que transitan por la ciudad, por lo que esperan que estas cifras puedan aumentar más en las próximas semanas.

La ciudad de Tokio también ha comenzado con la segunda fase de reapertura, la cual permite que los cines, teatros y gimnasios puedan seguir con sus actividades, pero lugares de recreación como centros nocturnos, karaokes, entre otros permanecerán cerrados.