Saqueadores se han hecho pasar por manifestantes, lo que ha ocasionado la respuesta violenta de las autoridades. Foto especial:

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, anunció que el toque de queda será prolongado como consecuencia de los disturbios y saqueos que ocurrieron el pasado domingo 31 de mayo.

Varias personas, rompieron puertas y ventanas para entrar a múltiples áreas comerciales y negocios para robar mercancías durante las protestas por el caso de George Floyd en la ciudad.

El alcalde, mostró una postura en contra de las personas que atacaron la ciudad y a los agentes de seguridad por la noche del lunes 1 de junio.

Del mismo modo, informó de que uno de los oficiales fue arrollado “a propósito” durante esa misma noche.

“Es inaceptable, eso y que se dispare a policías. No nos lleva adelante a nadie. Quien hace esto es un criminal, no un manifestante”, dijo.

Por otro, el jefe de Policía, Dermont Shea, informó sobre 700 arrestos ocurridos durante los saqueos de Manhattan y El Bronx.

Así mismo, defendió a los manifestantes pacíficos y a los oficiales que están haciendo lo que pueden para mantener el orden en las calles.

Sin embargo, el alcalde dijo estar muy preocupado por los grupos de manifestantes, que además de ser agresivos, estos pueden llevar a personas contagiadas con covid-19 y esparcirlo nuevamente por Nueva York.

También agregó que la ciudad no necesita desplegar a la Guardia Nacional porque cuentan con 36 mil agentes de policía, y lanzó un llamado a “los verdaderos líderes de las comunidades a dar un paso adelante por la paz”.