Los ensayos se habían suspendido por la creencia de que el medicamento podría empeorar la salud de pacientes con covid-19. Foto especial:

Desde el 25 de mayo, se habían suspendido temporalmente las pruebas de la hidroxicloroquina debido a un reporte de la revista The Lancet, en donde se hablaba que diversos ensayos clínicos habían dado resultados ambiguos.

Además de esto, se pensaba que el uso de este medicamento podría causar un mayor riesgo a la salud de los pacientes contagiados con covid-19 que habían sido tratados con el mismo.

Sin embargo, el organismo ha decidido reanudar sus prácticas este miércoles 3 de junio, en la búsqueda de un tratamiento efectivo contra el virus de la pandemia.

Esta decisión se tomó gracias a una revelación hecha por The Guardian, un medio británico que mencionó que los datos con los cuales se baso la revista The Lancet fueron hechos por medio de una pequeña compañía cuyos análisis habían sido cuestionados por la comunidad científica.

La hidroxicloroquina es utilizada para tratar enfermedades como la malaria o el lupus, y anteriormente se había dado a conocer que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump había estado haciendo uso de la medicina argumentando que otras personalidades importantes también lo hacían.