Los policías se sintieron un poco más relajados luego de más de una semana de apaciguar a los manifestantes. Foto especial:

La noche del martes se vivió de una manera más tranquila con las manifestaciones que fueron pacíficas en su mayoría.

Después de varios días de disturbios, Estados Unidos tuvo un breve descanso del caos provocado por los manifestantes del caso George Floyd. Pues a más de una semana, varias protestas se tornaron violentas en varias ciudades del país norteamericano.

Sin embargo, la noche no quedo exenta de robos. En nueva York, pudieron registrarse dos casos aislados durante la madrugada de este miércoles.

Desde el 25 de mayo, fecha en la que Floyd fue puesto bajo custodia, hasta el día de hoy, se han arrestado a más de 9 mil personas en Estados Unidos.

Como medida, varias ciudades han decretado el toque de queda y las autoridades de Nueva York y Washington ordenaron despejar las calles mientras aún era de día. A pesar de que el toque de queda entro en vigor desde las 19 horas, en Washington, los manifestantes permanecieron frente a la Casa Blanca desafiando las advertencias del Gobierno de la ciudad.

No obstante, permanecieron pacíficamente aunque al poco tiempo comenzaron a corear “protesta pacífica” cuando uno de los manifestantes se subió a un poste. Mientras tanto, en Nueva York la gente continuó hasta las primeras horas de la madrugada.