Giovanni llevaba el suyo en la mano Foto especial

Nuevamente la policía de México protagonizó un arresto violento contra un hombre de nombre Giovanny López, un albañil de 30 años; horas más tarde de ser detenido fue encontrado sin vida.

El hecho ocurrió el 4 de mayo, pero hasta que se filtró el video de du detención en redes sociales se volteó a ver el caso.

Giovanni y su familia se disponían a salir a cenar, pero en el camino se encontraron con una redada policiaca que iba deteniendo a todo aquel que no portara cubrebocas. Giovanni llevaba el suyo en la mano, según explicó la familia.

El vídeo de la detención, que circula en redes sociales, fue grabado por el hermano de la víctima, Christian, quien contó que su hermano se resistió al arresto, debido a que los policías comenzaron a golpearlo.

Christian y una tía que los acompañaba reclamaron el trato inhumano que le estaban dando a Giovanny, sin importarle que su familia estuviera presente, en respuesta, uno de los oficiales simplemente le respondió: “tú cállate, pin… jo…”.

Buscaron el apoyo del alcalde

La familia pidió el apoyo del alcalde de Ixtlahuacán, Eduardo Cervantes Aguilar, quien les dijo que pasaran por Giovanni a la comisaría al día siguiente. No obstante, en la mañana, a la tía de Giovanni se le informó que a éste se le trasladó al Hospital Civil de Guadalajara, porque presentaba varias lesiones.

Solo al llegar al hospital es que la familia se enteró Giovanni estaba muerto. En una autopsia presentada por los familiares se determinó que la muerte de Giovanni se debió a traumatismo craneoencefálico.

Alejandro Giovanny López Ramírez de 30 años de edad es el hombre que mataron varios elementos de la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, detenido porque no portaba cubrebocas el 4 de mayo.

El cuerpo de la víctima presentaba varios golpes e incluso una herida de bala en la pierna, según mostró el propio Christian a una revista digital.

Denuncian amenazas

Christian asegura que, tras los hechos, recibieron una llamada del alcalde, quien les ofreció 200 mil pesos por no denunciar los hechos ni presentar el vídeo.

Tras negarse, la familia ha recibido amenazas por parte de las autoridades municipales y elementos de la policía, a los que responsabiliza de cualquier cosa que llegara pasarles, razón por la que decidieron difundir el vídeo en redes sociales.