Aun no se sabe quien fue el responsable del ataque. Foto especial:

Este lunes se vivió un atentado en la provincia de Helmand, al sur de Afganistán, cuando un transporte estalló violentamente, dejando a 23 muertos en el proceso.

Aun no se sabe quien fue el responsable del ataque, pero tanto el Talibán como las fuerzas de seguridad afganas se culparon el uno al otro del atentado en el distrito de Sangin.

A pesar de los intentos de investigar a detalle el lugar de los hechos, no se pudo confirmar de manera inmediata la situación debido a que la zona es controlada por el Talibán y esta fuera de los límites para los periodistas.

Sin embargo, un portavoz talibán negó que hubiera insurgentes involucrados en el atentado, luego de que en la declaración del gobernador, el general Mohammad Yasin, no brindara la suficiente información.

Mientras que los talibanes acusaban a los militares de disparar morteros al mercado, las fuerzas militares los acusaban de detonar un coche bomba.

Así mismo, el presidente Ashraf Ghani condenó el violento acto y señalo que atacar a los civiles, especialmente a niños, va en contra de los valores islámicos y humanos.

Durante varios años, el distrito de Sangin, ha sido lugar de varios enfrentamientos entre militares y talibanes, quienes buscan hacerse de su control.