Imagen del diamante real. Foto especial:

La estadounidense Beatrice Watkins, de 56 años, encontró el pasado 20 de junio un diamante de 2,23 quilates durante su visita al Parque Estatal del Cráter de Diamantes en la ciudad de Murfreesboro (Arkansas, EE.UU.).

Con ayuda de su hija y sus nietas, la mujer buscaba en la tierra algún rastro de una pequeña pieza, sin embargo, se topó con un objeto brillante el cual saco del parque.

“Pensé que era brillante, pero no tenía idea de que fuera un diamante”, afirmó luego Watkins. “Mi hija buscó en Google piedras de aspecto similar y consideró que podría ser pirita de hierro, así que la metí en mi saco”, explicó.

Tiempo después, la familia se dirigió al Centro de Descubrimiento de Diamantes del parque para tomar un descanso. Y fue allí que el personal determinó que el hallazgo era en realidad el diamante marrón más grande encontrado este año.

Según el especialista del parque, se trataba de un diamante de color marrón oscuro del tamaño de un guisante, que contaba con un resplandor metálico.

La mujer decidió ponerle a su descubrimiento su mismo nombre, y aunque no sabe que hará con el de momento, posiblemente lo guarde como una herencia familiar.