La sana distancia en el festejo del Saprissa. Foto: @SaprissaOficial

El Saprissa se coronó campeón y su celebración fue sumamente atípico por las medidas sanitarias: Cerca y a la vez lejos.

Cuenta la leyenda del fútbol soccer que es de mala suerte tocar la Copa de Campeones antes del inicio de una final.

Y este lunes (29 de junio) los jugadores de Costa Rica tampoco lo pudieron hacer de conquistar el campeonato, pues el protocolo contra el Covid-19 ha exigido la máxima protección.

Con una amplia trayectoria por el futbol europeo y a sus 36 años, el capitán Christian Bolaños levantó la Copa #35 para el equipo más laureado de Costa Rica, pero con significado especial, ya que se trata del primer campeón del fútbol que se ha coronado en América, luego de la suspensión obligatoria ante la pandemia del coronavirus.  

Te puede interesar; Pep Guardiola regresará a dirigir al Barça, reportó Inglaterra

Prohibido besar y tocar la copa de campeón

La premiación

El máximo goleador del torneo con 18 anotaciones, Bolaños fue el único que tuvo la oportunidad de tocar la copa para que la levantara de forma simbólica. El resto de sus compañeros se tuvo que conformar con tomarse una foto al lado del trofeo.

En la premiación cada futbolista salió con mascarilla, agarró su medalla de una mesa que estaba en la cancha, después se la colocó en el cuello y se ubicó a dos metros de distancia uno de otro a la espera de que Bolaños recogiera el trofeo.

Luego de que el capitán levantara el trofeo al frente de sus compañeros y de los respectivos cánticos, la copa fue colocada en una vitrina en donde nadie más la pudo tocar.

“Esto es un premio para la afición, ha sido un año redondo para el Saprissa. Ha sido un año muy atípico para todas las personas en Costa Rica y esto es un desahogo”, expresó Bolaños.