Se despidió un grande, el Doctor Ramiro Villarreal Cantú.

Se despidió un grande, el Doctor Ramiro Villarreal Cantú. Fotografía Especial

A un mes de cumplir sus 94 años de edad, se despidió un grande en su profesión y en el corazón, el Doctor Ramiro Villarreal Cantú.

Siendo el cuarto de 6 hermanos el doctor Ramiro Villarreal, nació en el municipio de San Buenaventura, tierra  la que siempre amo entrañablemente.

Como un joven destacado en el estudió llego hasta la universidad Autónoma De Nuevo León, en donde consiguió su sueño, el de convertirse en Doctor, después estudió su especialidad en el Hospital Infantil de México, donde logró egresar con mención honorifica. Regresando a la tierra que lo vió nacer, se convirtió en el segundo Pediatra en la ciudad de Monclova.

Aquí en su tierra hizo familia, con su esposa Lourdes González, crió a 4 hijos y consintió a 12 nietos. Pero su pasión siempre fue el servir a la gente, donde se le caracterizó siempre como una ‘persona buena, honesta y trabajadora, pero sobre todo por el buen corazón, pues atendía a quien tuviera o no para la consulta, donde muchas veces el les daba a sus pacientes para el camión de regreso a casa.

Así lo comenta con orgullo su hijo Ramiro Villarreal, quien también en el sentimiento de quien ha perdido a su padre, nos atendió en su consultorio donde sigue trabajando como le fue inculcado.

Llegó como Médico General a Monclova en 1953 para trabajar en la Clínica Obrera de la Sección 147

En 1962 fundó la Clínica San Martín en un principio como una farmacia y que ahora se ha transformado en el Centro Médico San Martín, un Hospital atendido por su hijo el Doctor Pediatra Ramiro Villarreal que siguió sus pasos.

“Ninguna vida vale más que otra, sin embrago hay personas que al caminar, pisan tan fuerte que dejan huella”. Descanse en Paz Doctor Ramiro Villarreal Cantú.