Debido al escenario de muerte que continúa presente por la pandemia, este año puede ser devastador en el tema de la depresión e intentos de suicidio, en esta población, comentó el psicólogo Rigoberto Javier Meza Carreón.

El experto en conducta de personas, dedujo que la carga emocional que tienen la mayoría de las personas por la pérdida de un ser querido, es motivo suficiente para pensar el suicidio al no haber una salida a su pena o duelo.

El panorama de muerte por miles de personas por covid, ha dejado una huella imborrable en la memoria de todos aquellos que sufren y lloran a un ser querido y que no lo pudieron despedir y sepultar debido a los protocolos sanitarios.

Ese pesar de las personas por no dar el último adiós, es un trauma difícil de superar que incrementa emociones negativas suficientes para motivar el suicidio o caer en adicciones o estrés extremo.

En esta época de pandemia la muerte es en lo primero que se piensa y genera psicosis en la mente de las personas que por lógica se hacen a la idea que algún día se van a contagiar o morir por covid.

La poca esperanza que tienen algunas personas enfermas, de sobrevivir a la pandemia, es considerada como grupos de riesgo de suicidio, además de los depresivos que atraviesan por un declive emocional.

La depresión y ansiedad por problemas económicos que atraviesan miles de ex trabajadores que perdieron su empleo por la pandemia, ha sido detonante para que varones principalmente hayan consumado un suicidio.

Por eso recalcó la importancia de sanar emocionalmente y recomendó asistir a terapia psicológica porque no sirve solo desahogar las penas con alcohol o amigos, siempre es mejor consultar con un especialista.

Finalizó que es importante luchar por un sentido y buscar buenos hábitos que mejoren su calidad de vida.