Una nueva ley que está vigente en la CDMX en prohibir los plásticos de un solo uso ha inquietado al resto de empresarios y comerciantes del interior del país porque se desconoce qué va a pasar con esa situación en caso de aplicarse en toda la República mexicana.

Desde de diciembre del año pasado, en la capital del país entró en vigor para todo tipo de negocio prohibir el uso de plasticos de un solo uso, poniendo en aprietos a miles de empresarios restauranteros y vendedores ambulantes que utilizan dichas materias primas.

La intención de esta ley es contaminar menos el medio ambiente porque dichos materiales tardan en desintegrase en el medio ambiente y son una fuente de contaminación que debe reducirse con la prohibición de su uso.

Sin embargo dicha noticia para los capitalinos causó revuelo porque los plásticos de un solo uso es la única forma de trasportar alimentos que llevan a sus trabajos porque debido a las largas distancias no pueden ir y venir a su casa.

Aunque en provincia la situación es diferente porque son pocos los enterados de esa nueva ley, la comerciante Claudia Marcela Garza recordó que el año pasado todas las materias primas aumentaron sus costos además de otros insumos.

Precisó que todo producto de plástico biodegradable es muy costoso y para vendedores ambulantes seria incosteable la compra porque jamás van a recuperar la inversión diaria que hacen para vender tacos o cualquier otro alimento.

Analizó que de tratarse de prohibir el plástico de un solo uso, sería aplicado a todo los productos que hay en el mercado porque todo esta empaquetado en bolsas o empaques sellados de plástico, además que en esta pandemia se recomienda usar dichos productos de un solo uso para reducir contagios de covid.

Finalizó que sería importante cómo la cámara de diputados del Estado analizaría esta ley porque vendría a afectar a miles de empresas que se dedican a fabricar desechables además de comerciantes del gremio restaurantero.