21.7 C
Monclova
mar 02, 23

Así luce Wuhan, un año después de decretar confinamiento por el Covid-19

Hace un año Wuhan parecía una ciudad fantasma con habitantes muy asustados, pero este sábado 23 de enero la metrópolis china está celebrando el primer aniversario desde su confinamiento.

Actualmente, Wuhan mezcla un orgullo tras haber superado el trauma de la pandemia del Covid-19 y estar en cautela ante una posible recaída, aunque la población va estar cumpliendo los regímenes de las autoridades de salud para no volver a caer.

TE PUEDE INTERESAR: Buena música, bebidas y una pandemia activa: así son las fiestas masivas en Wuhan

Así luce Wuhan, un año después de decretar confinamiento por el Covid-19
Así luce Wuhan, un año después de decretar confinamiento por el Covid-19

A finales de 2019 la enorme ciudad del centro de China, Wuhan fue la primera del mundo en sufrir lo que entonces era un misterioso asesino.

Y el 23 de enero de 2020, cuando el balance oficial daba cuenta de 17 fallecimientos, el régimen comunista ordenó de nuevo un confinamientos de los habitantes para frenar la epidemia.

Todo el planeta lo había interpretado como la señal de que una grave epidemia amenazaba. En Wuhan, la decisión, daba a conocer en medio de la noche, sorprendiendo a 11 millones de habitantes.

Así luce Wuhan, un año después de decretar confinamiento por el Covid-19
Así luce Wuhan, un año después de decretar confinamiento por el Covid-19

En ese entonces cerraron los aeropuertos y las estaciones de tren, al igual que los comercios, las carreteras bloqueadas y el transporte, paralizado.

Durante 76 días, Wuhan quedó aislada del mundo, con los habitantes encerrados en casa por miedo al virus y los hospitales saturados por la cantidad de pacientes.

Un año después, el panorama ya no es apocalíptico.

Así luce Wuhan, un año después de decretar confinamiento por el Covid-19
Así luce Wuhan, un año después de decretar confinamiento por el Covid-19

Está nublado y se respira un aire contaminado, pero este sábado por la mañana los habitantes han salido a hacer gimnasia a lo largo del Yangtsé y grupos de jubilados bailan en un parque.

La ciudad, epicentro de la epidemia, parece un remanso de paz sanitaria si se compara con muchos lugares del mundo.

Ha vuelto la diversión a las discotecas y los jóvenes saborean la libertad, mientras que buena parte del planeta vive bajo toque de queda y medidas de distanciamiento.

NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS RECIENTE