Sin piedad alguna, una mujer golpeó con brutalidad a su propio hijito, un bebé de tan solo tres meses de edad, pues según ella, el menor no deja de llorar y eso la llevó a la desesperación. La madre de familia fue detenida por abuso infantil debido a que el niño presentó serias lesiones. 

La primera información señala que los hechos se dieron cuando la imputada comenzó a golpear al bebito en la cabeza en repetidas ocasiones, provocando su muerte. La autopsia del menor reveló que el niño vivió un infierno antes de morir.

“Le di un puñetazo en la cabeza a mi hijo, porque no dejaba de llorar”, contestó la mujer cuando fue cuestionada sobre la agresión. El bebé cuando murió tenía el cráneo y las costillas rotas. 

Autoridades descubrieron que el recién nacido sufrió de abuso desde finales del mes de julio, hasta el pasado jueves, cuando cerca de las 18:00 horas, el niño dejó de respirar. 

Una ambulancia llegó al domicilio del menor y lo encontraron inconsciente, por lo que lo trasladaron a un hospital, pero ya no contaba con signos vitales.

Trascendió que la mujer, quien vivía con su marido y otra hija de un año de edad, fue quien llamó  al servicio de emergencias, pues el menor ya no reaccionaba. El lamentable hecho se dio en Takamatsu, Japón. 

Reportera digital: Claudia Flores

NRT México, Cobertura Total 360