Clausura FGR y Profeco polémica gasolinera propiedad de esposa de ex alcalde de Sacramento

Clausura FGR y Profeco polémica gasolinera propiedad de esposa de ex alcalde de Sacramento Foto: Especial

En un operativo sorpresa, elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) en coordinación con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) clausuraron la Gasolinera Estación Sacramento, propiedad de Graciela Patricia Martínez Rivera, esposa del ex alcalde Juan Antonio Velasco, la cual se ha visto envuelta en la polémica ante la millonaria facturación durante la administración de su esposo y su nuera, Silvia Ovalle.

Cerca de las 11 de la noche del pasado jueves, personal de las dependencias federales arribaron a la gasolinera, ubicada en la calle Morelos y Pablo González en la entrada del municipio para colocar los sellos de clausura, desconociéndose los motivos por la inhabilitación de las bombas.

La gasolinera que es la única en el municipio de Sacramento se ha visto envuelta en medio de la polémica derivado de las constantes denuncias de los ciudadanos por litros incompletos o fallas mecánicas luego de surtir el combustible.

Además, Graciela Patricia Martínez Rivera, esposa del ex alcalde Juan Antonio Velasco y actual coordinador regional de la Secretaría de Desarrollo Rural ha estado envuelta en el escándalo de corrupción por la millonaria facturación de su gasolinera al municipio cuando su esposo era Alcalde, y en el periodo que su nuera, Silvia Ovale fue alcaldesa y ella fungía como tesorera.

De acuerdo a los datos, Martínez Rivera facturó a la administración de su esposo Juan Antonio Velazco facturó cerca de 7 millones de pesos en combustible, pese a que el Ayuntamiento de Sacramento contaba con un limitado parque vehicular.

Sin embargo, el jugoso beneficio para la familia Velasco Martínez no termina ahí, pues al concluir la administración de Juan Antonio fue sucedido por su nuera Silvia Berenice Ovalle Reyna, y designó a su suegra, Graciela Patricia Martínez Rivera como su tesorera.

Pese a ser funcionaria pública, Martínez Rivera se facturaba la venta de combustible ascendiendo en un año de la administración a casi dos millones de pesos, de los cuales quedo debiendo 860 mil pesos.

Martínez Rivera denunció la falta de pago y se mantiene un proceso legal abierto contra el Ayuntamiento de Sacramento por la falta de pago.

Esta situación fue denunciada ante la Fiscalía Anticorrupción por conflicto de intereses, sin embargo, las averiguaciones permanecen en la “congeladora”, pues no se emitió ninguna determinación.

Cabe mencionar que lo facturado en las administraciones de los familiares de la propietaria de la gasolinera clausurada excede por mucho lo consumido de combustible por la administración del 2013 donde se facturó poco más de 400 mil pesos.

Y de la actual administración municipal que apenas supera el millón de pesos anual, pero que se factura en otras estaciones de servicio.

Mientras tanto, la gasolinera Estación Sacramento permanece nuevamente en la mira de las autoridades ahora de la Fiscalía General de la República y de la Profeco por incurrir en irregularidades en el servicio.