Le faltaba mucho por vivir, era muy buen muchacho: lloran la muerte de Rodrigo en Monclova

Allegados al jovencito Rodrigo Abel lamentaron su muerte a tan corta edad, pues aseveran que era muy buena persona y que le faltaba mucho por vivir. Foto Especial.

“Le faltaba mucho por vivir”, lamentó una de las vecinas de Rodrigo Abel ‘N’, jovencito monclovense que a sus tan solo 14 años de edad perdió la vida luego de darse un balazo en la cabeza.

Fue la noche del pasado miércoles que se reportó a las autoridades de Monclova, Coahuila sobre un percance ocurrido en la colonia Obrera Sur, el cual inicialmente se manejó como el suicidio de un menor de edad.

Te puede interesar: Era de su abuelo el arma con la que Rodrigo se disparó en Monclova: FGE

Sin embargo, tras realizar las primeras indagaciones, la Fiscalía General del Estado (FGE) ha teorizado que también se pudo tratar de un accidente, esto debido a la posición en la cual fue encontrado el cuerpo del pequeño estudiante.

Por su parte, conocidos de la familia de Rodrigo Abel ‘N’ siguen conmocionados ante su muerte, pues aseveran que, aparentemente, el jovencito nunca mostró tristeza así como tampoco existían motivos aparentes para que se quitará la vida.

“Él siempre fue un muchacho muy serio, respetuoso, no se andaba metiendo en problemas ni era grosero (…) muy buen muchacho y muy linda persona, por eso no entiendo cómo pudo ocurrir esto que lo orilló a tomar esa decisión”, declaró una de sus vecinas.

Te puede interesar: Desmienten falta de atención hacia Rodrigo: eran padres dedicados y protectores

A su vez, destacó que tanto Abel ‘N’ como Eliza ‘N’, padres de Rodrigo, eran unas personas muy lindas, quienes siempre intentaban ayudar y estar al pendiente de sus cuatro hijos, con los cuales tenían una relación muy buena.

 “Ellos siempre han sido muy unidos, unos padres dedicados y protectores con sus hijos, a quienes nunca les ha faltado nada, por eso no logramos concebir qué fue lo que pasó con Rodrigo, le faltaba mucho por vivir, mucho por aprender, es algo muy difícil de comprender”, agregó la mujer.

Te puede interesar:

Las habitantes de la colonia Obrera Sur recuerdan que el día que se dio a conocer el fallecimiento del pequeño todo fue un caos y que ellos intentaron ayudar lo más posible pero que sus padres estaban demasiado desconsolados.

“Su mamá salió gritando, pedía ayuda y no entendíamos qué pasaba, hasta que escuchamos que decía que Rodrigo se había quitado la vida y que le habláramos a la ambulancia”, finalizaron compartiendo las vecinas, quienes aseveraron que el disparo nunca se escuchó.