Parras de la Fuente, Coahuila fue el primer pueblo de Latinoamérica en tener luz; Thomas Alva Edison puso sus bombillas

Parras de la Fuente, Coahuila fue el primer pueblo de Latinoamérica en tener luz; Thomas Alva Edison puso sus bombillas Foto especial

Parras de la Fuente, Coahuila fue el primer pueblo en Latinoamérica  en contar con iluminación eléctrica.

Don Evaristo Madero, abuelo del prócer de la Revolución Mexicana, Francisco Ignacio Madero González, tenía una amistad cercana con el inventor Thomas Alva Edison, por esto financió la creación de la bombilla eléctrica, entre muchos otros inventos.

Parras de la Fuente, Coahuila fue el primer pueblo de Latinoamérica en tener luz; Thomas Alva Edison puso sus bombillas

Se cuenta que Don Thomas Alva Edison acudía seguido a Parras y habría sido el domingo 20 de marzo de 1880 cuando el inventor llegó al pueblo con varios focos en mano para colocarlos a la entrada de la empresa ‘La Estrella’.

Eran entre 10 o 20 bombillas, que después de instalar los elementos necesarios, se prendieron y entonces, Parras se convirtió en la primera ciudad de América Latina en conocer la electricidad.

La escritora Mónica Lavín, hace referencia a esta escena en el cuento “La Camisa de Francisco”, llevado al teatro y en donde la describe como “un tapiz de luces” que llega a Parras.

Luego, Don Evaristo Madero lo invitó a que hiciera pruebas para mejorar la bombilla eléctrica y aprovechara un enorme depósito de agua que había sido construido ya hace bastante tiempo; este llevaba el nombre de ‘El Estanque de Lobatón’.

En reciprocidad, Edison colaboró con Don Evaristo Madero en la instalación de una turbina hidroeléctrica que permitió iluminar a Parras de la Fuente, Coahuila.