No fue un derrame: Aumentan las esperanzas de que Carmelita Salinas se recupere; sufrió una hemorragia cerebral

No fue un derrame: Aumentan las esperanzas de que Carmelita Salinas se recupere; sufrió una hemorragia cerebral Foto Especial.

Desde las primeras horas del pasado jueves 11 de noviembre Carmelita Salinas tuvo que ser internada de emergencia después de desmayarse en su propia vivienda; afortunadamente empleados de la actriz la encontraron y dieron aviso a los médicos; tras lo sucedido, Salinas fue trasladada a un hospital en La Roma, en Ciudad de México, en donde aún permanece.

Aunque en un principio se dio a conocer que la actriz había sufrido un derrame cerebral por la hipertensión que padece desde que perdió a su hijo Pedrito, como especifico su sobrino, Gustavo Briones, esta información ha sido desmentida por su hija, María Eugenia Plascencia, quien, tras llegar al hospital esta mañana, dio a conocer que fue lo que realmente pasó.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Lo tienen bien sentenciado? Tras ser acusado de ‘mano larga’, Lalo Mora tiene prohibido acercarse a sus fans

María Eugenia señaló que su madre, de 82 años de edad, sufrió una hemorragia cerebral, lo que significa que un vaso sanguíneo en el cerebro se rompió, aumentando la presión dentro del cráneo e inflamando el tejido cerebral, por lo que este diagnóstico les permite guardar más esperanzas sobre la recuperación de Carmelita.

“Decían que era un derrame pero no, están haciéndole tratamientos de medicinas, no nada más para el dolor, sé que también para el cerebro y obvio cuidando sus pulmones, gracias a Dios todo funcionando normal y hay una esperanza y ahora sí que a seguir orando con mucha fe todos. Le están dando muchas cosas para tratar de sacarla de esta situación. Está en buenas manos, varios doctores la están viendo”.

María Eugenia señaló además que fue el ritmo de trabajo de su madre el que la llevó por ese camino: “Mi mamá duerme poco desde que murió mi hermano. Cuando va a trabajar siempre dormía a las dos o tres de la mañana y se levantaba a las seis para irse a Televisa. Cuando no, se levantaba a las 11 o 12 de la mañana. Este ritmo de no descansar llegar un momento en el que el cuerpo no aguanta”.

Redactora Digital: Nayely Mederes