Comidas no le van a faltar: Abuelita encontró a su hijo perdido 40 años después

Doña Epifanía recibió su regalo de Navidad antes de tiempo: logró reencontrarse con Rufino, su hijo desaparecido desde hacía 40 años. Foto Especial.

De manera adelantada fue que le llegó su regalo de Navidad a Doña Epifanía Martínez, una abuelita mexicana quien, tras 40 años de no saber nada de su hijo desaparecido, esta logró reencontrarse con él.

La historia de Doña Epifanía y Rufino Vázquez se ha viralizado en los últimos días debido a lo conmovedora que es, ya que fue gracias a las redes sociales que una familia pudo volver a reunirse tras décadas de estar separados.

Te puede interesar: ‘Salí a perseguir mis sueños, pero volví para darte esto’: Tiktoker le regala su primer sueldo a su mamá

Todo comenzó desde el pasado 09 de octubre, fecha en la cual Rufino Vázquez Martínez fue internado en el Hospital General de Matamoros, Tamaulipas, pues este presentó una infección en sus pies.

Al intentar comunicarse con sus familiares, el personal médico se percató de que este hombre era un indigente, el cual aparentemente no contaba con ningún ser querido en la ciudad, y quien les compartió que desde hacía años que no recordaba de dónde era originario.

Te puede interesar: No nos importa si no es normal, es nutritivo: joven amamanta a su esposo y se viraliza

Tras escuchar esto, un grupo de jóvenes compartieron una de sus fotografías en la página de Facebook ‘Red de Emergencias de Reynosa A.C’, la cual terminó llegando hasta Doña Epifanía y su familia.

Gracias a dicha imagen, la esperanza y la felicidad volvieron a la vida de la abuelita mexicana, quien durante 40 años siempre esperó volver a ver a su hijo al menos una vez más para así despedirse de él.

Te puede interesar: ¡Al fin me libré de este perro! ¡Cómo te odio!: ex esposos celebran juntos su divorcio; divertido video se hace viral

Según narró Doña Epifanía, hace años su pequeño Rufino salió de su casa y nunca más supo de él: “me lo tirarían al río o quién sabe pero ahora voy a estar bien tranquila. Cuando se venían los fríos yo pensaba: ¿tendrá cobija?”.

“Esta Navidad será diferentes pues ya tengo a mi Rufino a mi lado, y aunque sean casitas pobres, aquí va a comer, no serán buenas comidas pero no le van a faltar, ya no tengo pendiente”, finalizó narrando la abuelita.