33.4 C
Monclova
jue 08, 22

Maestro de origen coahuilense sobrevivió a tiroteo en TX: ‘perdí 11 de mis niños’

“Pongámonos debajo de las mesas”, fue la última frase que el profesor de origen coahuilense, Arnulfo Reyes les dijo a sus alumnos antes de ser balaceado durante el tiroteo ocurrido en una escuela de Uvalde, Texas.

Como se recordará, el docente que tiene sus raíces familiares en la Región Carbonífera de Coahuila fue uno de los sobrevivientes a la matanza que tuvo lugar en la Robb Elementary School el pasado 24 de mayo.

Fue durante dicho día que Reyes recibió múltiples disparos por parte de Salvador Ramos, joven autor del ataque, uno de los cuales le dio en el brazo, otro más en la espalda y el último directo en el pulmón.

Más información sobre este caso: ‘Trató de proteger a sus niños’; Eva Mireles habría sido la primera asesinada en tiroteo de Uvalde, Texas

Aún conmocionado por lo sucedido, el profesor Arnulfo compartió en una reciente entrevista que antes de perder el conocimiento él escuchó cómo la policía se retiraban del lugar pese a las suplicas de los niños.

“Los niños comenzaron a preguntar ‘¿qué está pasando?’. Yo intenté mantener la calma y les dije que no sabía qué estaba pasando pero que nos pusiéramos debajo de la mesa”, explicó.

“Les dije: ‘Metete debajo de la mesa y actúa como si estuvieras dormido”, añadió Reyes, quien precisó que tras eso intentó salir a ver qué sucedía y fue entonces que se encontró con el tirador frente a él, el cual arremetió directo contra él y sus alumnos.

Más información sobre este caso: ‘Todos merecen ser violad*s’: autor de tiroteo en Uvalde antes de morir

El maestro precisó que los oficiales ingresaron al lugar y comenzaron a decirle a Salvador que no lo iban a lastimar, que solo querían hablar con él pero el joven los ignoró y continuó disparando contra los niños.

Al borde del llanto, el docente reveló que los policías ignoraron los gritos de los estudiantes y se retiraron del lugar: “uno de los estudiantes del salón de al lado decía: ‘Oficial, estamos aquí, estamos aquí’. Pero ya se habían ido”.

“Recé, recé la oración del Señor, el Ave María Dije que si muero que no sea en vano pero el tirador mató a cada estudiante de mi clase, yo perdí 11 niños ese día. Lo siento, lo siento, hice lo mejor que pude, por favor no se enfaden conmigo. No dejaré que estos niños y mis compañeros mueran en vano, ellos no se merecían esto”, finalizó compartiendo.

NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS RECIENTE