30.6 C
Monclova
sáb 10, 22

“Tengo Fe, ellos pueden salir con vida” asegura minero sobreviviente

Los milagros existen y siempre hay una esperanza, es lo que asegura Plutarco Ruiz Loredo, minero sobreviviente a una inundación y que logró tras estar atrapado siete días a 85 metros de profundidad salir con vida, y es que asegura que mucho de lo que se dice, del apoyo que reciben las familias y las palabras, no del todo son ciertas, al señalar que actualmente a pesar del riesgo que enfrentó, recibe una pensión de apenas mil 600 pesos mensuales.

Y es que aunque las posibilidades de sobrevivir a un accidente minero son prácticamente nulas, hay historias de vida, como la de Plutarco, 12 años después de que considera, volvió a nacer.

Así lo califica, pues es sobreviviente a una inundación en el pozo minero “El Bocker” en el mineral de la Florida, municipio de Múzquiz, que ocurrió un 31 de julio pero del año 2010, al conectar con el cañón inundado de una mina del GAN.

Narra que estuvo siete días bajo tierra en una parte alta donde apenas su humanidad podía estar, pero siempre se encomendó a dios y finalmente es un milagro viviente, tras afirmar, si existen los milagros aquí estoy.

Aunque don Plutarco, vivió esta terrible experiencia e incluso su salud se vio mermada, apenas percibe una raquítica pensión del IMSS, mil 600 pesos por mes, labora como albañil y eso si, asegura que ya no regresa a trabajar al carbón.

Desafortunadamente, su destino lo liga nuevamente a una tragedia minera, su yerno, padre de sus dos nietas Sergio Gabriel Cruz Gaitán, es uno de los trabajadores atrapados desde el pasado 3 de agosto en el interior del pozo El Pinabete, en Agujita, municipio de Sabinas. Plu, como cariñosamente le decían sus compañeros, narra una y otra vez su historia, su vida, su cercanía con la muerte, pero como con la ayuda divina, pudo resistir siete días sin alimento y sin agua, pero sobre todo con la incertidumbre de un futuro incierto, todo para que podamos apreciar que si se puede sobrevivir a un accidente minero. Aún hay esperanza.

NOTAS RELACIONADAS

LO MÁS RECIENTE