Tick Tock... El tiempo se acabó. Vemos a la policía escapar con un asesinato". Foto especial:

El pasado domingo 31 de mayo, en Louisville (Kentucky) un hombre falleció luego de que la policía disparara para espantar a una multitud de manifestantes en un estacionamiento.

Según los mismos oficiales, aseguraron escuchar varios tiros que provenían del grupo de personas por lo que decidieron responder a base de disparos.

Aunque no se sabe si la víctima fue una de las causantes del tiroteo, al menos 40 personas involucradas fueron arrestadas ese mismo domingo por la noche.

Tiempo después, el gobernador Andy Beshear, dijo que la policía había utilizado armas de fuego luego de que los manifestantes iniciaran el ataque.

“Mientras trabajaban para dispersar a una multitud, la Policía de Louisville y la Guardia Nacional de Kentucky fueron disparados. Ellos devolvieron el fuego, lo que resultó en una muerte”.

“Dada la gravedad de la situación, he autorizado a la Policía del estado de Kentucky a investigar de forma independiente el suceso”, dijo.