La falta de una fuente de agua potable y la crisis económica afecta a una gran parte de la población. Foto especial:

La crisis económica ha afectado en gran medida a los ciudadanos que viven en hogares sin suministros de agua corriente confiable.

Esto ha provocado que gente como Irma Mosoco, una residente de Caracas de 59 años, busque desesperadamente un lugar de donde la puedan obtener.

Luego de ver la grave situación en la que ella y otros de sus vecinos sufren por la falta del vital líquido, Irma vio el agua que se acumulaba en uno de los contenedores al interior de una obra abandonada como la solución al problema.

Aunque hacia años que los obreros habían dejado de trabajar en un túnel de autopista que cruzaba la montaña sobre ellos, el agua del manantial seguía juntándose dentro del contenedor.

La misma empresa había dejado atrás algunas tuberías, por lo que la mujer fue a reunir a sus vecinos para aprovechar los materiales y crear su propia canalización.

Gracias a esto, ya no tienen que depender del precario sistema de la ciudad y ahora disfrutan de lo que muchos ciudadanos consideran un lujo.

“La gente no tiene más alternativa. No puedes quedarte en tu casa trancado si no tienes agua”, dijo María Eugenia Gil, de la fundación sin ánimo de lucro de Caracas Clear Water Foundation.

Aunque la crisis de agua no es un tema nuevo en Venezuela, ha comenzado a obligar a sus residentes a tomar medidas extraordinarias. Desde reunirse para crear sistemas enteros de tuberías, hasta cavar pozos para encontrar el vital líquido.

Por su parte los críticos han acusado el gobierno de Nicolás Maduro y señalan los constantes fallos de las infraestructuras causados por años de corrupción y mala gestión.