Programa Jóvenes Construyendo el Futuro da apoyo a fantasmas; fallecidos y empresas inexistentes FOTO ESPECIAL

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro tiene irregularidades por al menos 51 millones 213,600 pesos derivados de empresas fantasma o que fueron registradas sin su consentimiento, entrega de recursos a personas que ya recibían apoyos para estudiar, así como a otras que ya habían fallecido, según se desprende de la tercera revisión de la Cuenta Pública 2019 realizada por la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

El programa creado por el presidente Andrés Manuel López Obrador busca capacitar a jóvenes de entre 18 y 29 años e incluso es promovido por su gobierno en países de Centroamérica como una alternativa para frenar la migración a Estados Unidos.

Junto a las Becas para el Bienestar Benito Juárez es, probablemente, uno de los programas más populares de la gestión federal actual y también uno de los que más críticas ha recibido, incluso del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que considera que puede incentivar la deserción escolar debido a que el monto que entrega es superior al que se da en las becas para estudiar.

El programa a cargo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), encabezada por Luisa María Alcalde, para ese año entregaba 3,600 pesos a cada uno de su 1 millón 120,543 “jóvenes construyendo el futuro” que entonces alimentaban sus filas.