Por medio de una entrevista telefónica, la sexta regidora suplente, Lorena Hernández, confirmó que los suplentes nombrados irregularmente por el alcalde Ramiro Pérez, como regidores hace casi un mes, ya han llevado a cabo sesiones de cabildo y ya se encuentran cobrando un salario a partir de dicho nombramiento.

A pesar de que los hechos ocurrieron hace apenas unas semanas, el municipio de Parras ya se encuentran trabajando de manera normal, cubriendo eventos oficiales y atendiendo a la ciudadanía.

Cabe recordar que, el pasado 08 de febrero, Ramiro Pérez Arciniega usurpó funciones del Congreso y ‘destituyó’ de manera unilateral a los regidores Ramón Alvidrez Villarreal, Elia Sandra Jiménez Segura, Juan José Niño Segovia, Juan Francisco Oviedo Martínez, Blanca Esthela Moreno López, Jesús Emmanuel Natividad Vielma, Juan José Morales Martínez, Evaristo Madero Marcos, Eunice Guerrero Ceniceros y la síndico de mayoría Irma Aracely Beltrán González.

En su lugar, los suplentes Dora Angélica Zul Nuñez (hermana del Secretario del Ayuntamiento, Esteban Zul), César Rafael Tobías Rodríguez, Alma Yuvisela Pérez Ortiz, Héctor de la Cruz Espericueta, Jesús Alan Ramírez Garibay, Lorena Hernández Reyna, Adrián Pachicano Arellano, Mario Alberto Soto Zuñiga y Sylvia Imelda Quintana Torres, por órdenes expresas del alcalde, tomaron posesión como suplentes, sin haber obtenido antes el nombramiento y constancia por parte del Congreso del Estado.

Ante esto, los verdaderos regidores, quienes fueran ilegalmente ‘destituidos’ por el alcalde y ya no reciben el salario correspondiente por su cargo, podrían interponer en próximos días una denuncia ante la Fiscalía General del Estado en contra de estos 10 suplentes, por usurpación de funciones públicas y fraude en perjuicio del erario público de Parras.

Según dice en el artículo 461 del Código Penal estatal, “Se impondrá de dos a cuatro años de prisión y de doscientos a cuatrocientos días multa, e inhabilitación de cinco a diez años para desempeñar algún cargo, empleo o comisión en cualquier entidad oficial, a quien sin ser servidor público se atribuya ese carácter en algún cargo, empleo o comisión oficiales determinados, y ejerza materialmente alguna de las funciones del mismo.