Continúa venta de animales vivos para consumo en Wuhan, ciudad donde surgió la pandemia

Continúa venta de animales vivos para consumo en Wuhan, ciudad donde surgió la pandemia Foto especial

El mercado de Wuhan, ciudad china donde apareció el primer brote de coronavirus en el mundo, trabajó en condiciones irregulares y aún hoy continúa haciéndolo con la venta de animales salvajes vivos para el consumo de las personas.

Según información de El País, una investigación hecha en 2019 por el Laboratorio para la Conservación de la Fauna Salvaje del Sureste de China, las investigaciones sobre el origen del coronavirus podrían volver a surgir a más de un año de inicio de la pandemia.

TE PUEDE INTERESAR: Texas está abierto al 100%, negocios no podrán preguntar si ya se vacunaron: Greg Abbott

Zhaomin Zhou, investigador del laboratorio chino buscaba frenar la expansión de otro virus que pudiese ser similar al coronavirus, llamado SFTS (fiebre severa con síndrome trombocitopénico, por sus siglas en inglés).

Durante su investigación Zhaomin y su equipo de trabajo entrevistaron a varios vendedores de 17 mercados de Wuhan, enfocándose en los dueños de locales que vendían animales salvajes como comida o mascotas para las personas.

Tras esto se descubrió que el mercado de marisco en Huanan vendía especies salvajes que estaban prohibidas por las leyes del país asiático, las cuales se encontraban por montones en jaulas en pésimo estado, para después ser sacrificados en el mismo lugar de venta.

Los resultados de dicha investigación fueron publicados en la revista Scientifc Reports, donde se señala que los propietarios de los establecimientos no terminaron de aclarar el origen de la carne o de los animales que se vendían, pues “casi toda la venta de animales salvajes era ilegal”.

Entre las especies a la venta se encontraban estorninos por 300 euros (más de 7 mil pesos mexicanos), serpientes venenosas que se vendían a 70 euros el kilo (mil 600 pesos) y ‘perros mapache’ a 25 euros el kilo (600 pesos).

No obstante, los animales mamíferos que eran vendidos en el lugar podían ser infectados por otros y posteriormente infectar a las personas que los adoptaran o los consumieran.

NRT México, Cobertura Total 360°