Terapia asistida con animales: ¿factible para prevenir suicidios?

Terapia asistida con animales: ¿factible para prevenir suicidios? Foto Especial

El suicidio es un tema complejo y delicado que, hasta el momento, se mantiene como un estigma a nivel mundial. Sin embargo, cualquiera está expuesto a los factores que influyen en la decisión de quitarse la vida. Esto puede ocurrir sin que la o el afectado presente indicios perceptibles para las personas cercanas.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que en el 2010 cerca de 5,000 defunciones fueron consecuencia de un suicidio en todo el territorio nacional. En 2020 la cifra subió a más de 7,800 casos. 

Te puede interesar.https://noticiasnrt.com/2021/09/09/alumnos-tienen-miedo-por-la-pandemia-impacta-en-su-aprendizaje/

Ante el aumento de casos, el 29 de septiembre del 2019 fue presentada la propuesta para crear el Consejo Nacional para la Prevención del Suicidio. Ahí se establecieron reformas a la Ley General de Salud, con el fin de facilitar la labor de los expertos en salud mental; el objetivo fue permitir que la población cuente con asistencia pública en temas de salud mental. 

Existen diferentes tratamientos psicológicos para ayudar a las personas a lidiar de manera eficiente con los problemas que los orillan a atentar contra sus propias vidas. La terapia asistida con animales (TAA), a pesar de no estar reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), podría ser útil para ciertos pacientes, si se lleva a cabo como un tratamiento complementario, según explican los expertos. 

Poner fin a los problemas, no a la vida

Antes de profundizar en la TTA es necesario comprender los intentos de quitarse la vida, sin ser consumados, pero también los suicidios consumados. De acuerdo con el artículo “El suicidio, conceptos actuales”, publicado en la Revista de Salud Mental del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, comunmente el tema es abordado desde dos modelos, el de estrés-diátesis y la perspectiva del sucidio como proceso.  

El primero se refiere a los aspectos de ciertos individuos —ya sean psicosociales, genéticos, entre otros— que los llevan a optar por el suicidio, mientras se encuentran expuestos a problemáticas de la vida cotidiana. Por otra parte, la segunda perspectiva ve la situación como una continuidad de eventos, reflejados en autolesiones o pensamientos, que crecen en intensidad hasta cumplir con el objetivo de terminar con la vida. 

El presidente de la Sociedad Nayaritense de Psicología y tesorero de la Asociación Mexicana de Suicidología, Rodolfo Moreno Ramírez, menciona que las terapias tienen el objetivo de proporcionar las herramientas necesarias a los afectados para hallar formas de superar las dificultades que los orillan a tomar la decisión de suicidarse. Esto requiere un trabajo constante y un largo camino. 

“Tendríamos que ver cuál es el problema en el sujeto y, a partir de ahí, el tratamiento nos daría ciertos indicadores de ‘¿estamos modificando el problema o solamente estamos enfocándonos en que la persona deje de pensar en suicidio?’ Y eso, no sería lo factible […] Es un proceso en el que enseñamos a los pacientes a desarrollar nuevas estrategias de afrontamiento. Incluso te diría que muchas de las personas que piensan en suicidio, no quieren morir, lo que quieren es dejar de sufrir”, dice el psicólogo. 

El especialista comenta que actualmente hay dos tipos de terapias validadas de manera científica. Estas terapias, consideradas las más efectivas para tratar a pacientes en riesgo de suicidio, son la cognitivo-conductual y la dialéctica conductual. En ambos casos, la TAA podría servir de apoyo a quienes enfocan sus razones para vivir o factores protectores en sus mascotas. 

“Hay personas para las que la razón de vivir son, por ejemplo, sus perros. La terapia asistida con animales no me suena como algo totalmente descabellado, en el sentido de que puede proporcionar elementos, sobre todo a aquel perfil de personas cuyos animales son un elemento importante o vital. Se habla, sobre todo, de este contacto físico, de acompañamiento, en el que no están solos”, enfatiza el miembro de la Asociación Mexicana de Suicidología. 

NRT México, Cobertura Total 360°