Mi papi le dio un tiro: niño de 4 años vio cómo le dispararon a su mamá en Castaños

A sus tan solo 4 años de edad, el pequeño José David presenció cómo su papá intento asesinar a su mamá: el hombre le disparó a San Juanita varias veces. Foto Facebook.

Los familiares de San Juanita Prado, mujer que hace tres días fue balaceada por su propia pareja sentimental continúan exigiendo que se haga justicia, pues no solamente ella resultó afectada, sino también su hijo menor.

Así lo reveló la abuelita de la afectada, María Galván Mancilla quien aseveró que el pequeño José David, de tan solo 4 años de edad, ha confesado que fue testigo del momento en el que su papá le disparó a su mamá el pasado martes 12 de octubre.

Te puede interesar: Por celos, casi mata a su esposa: marido tóxico le disparó a Juanita en ejido de Castaños

“Me preguntó por ella: ‘¿Cómo está mi mami? Es que papi le dio un tiro’, fue lo que me dijo, yo le dije que estaba bien y no le quise preguntar más porque está chiquito”, compartió la mujer de la tercera edad, quien actualmente está cuidando de sus bisnietos en el municipio de Castaños.

Por su parte, San Juanita sigue internada en el Hospital Amparo Pape en Monclova, en donde se encuentra recuperándose, pues debido a los disparos que recibió tuvo que ser operada, perdiendo uno de sus riñones.

De acuerdo con los médicos, la mujer perdió cerca de 1 litro y medio de sangre tras el ataque y su intervención quirúrgica, aunque afortunadamente parece estar recuperándose satisfactoriamente, por lo cual se espera que próximamente sea dada de alta.

Te puede interesar: Vivía Juanita relación tóxica con su novio: la mandó al hospital tras dispararle en Castaños

“Su hija de 7 años de edad no presenció los hechos ya que estaba jugando afuera del domicilio pero mi hija perdió su riñón y queremos que lo hallen y castiguen, porque yo no lo puedo maldecir porque tienen sus hijos”, agregó doña María Galván.

Al momento, las autoridades continúan sin lograr localizar a José de Jesús ‘N’, la pareja sentimental de San Juanita, el cual trascendió tenía mucho tiempo violentándola y amenazándola de muerte, aunque la mujer nunca lo denunció por temor a que les hiciera daño a sus hijos.